Nuestra Historia

HISTORIA DE LA IGLESIA DE DIOS PENTECOSTAL MOVIMIENTO INTERNACIONAL DE LAMONT, CALIFORNIA

En el año dos mil dos la familia Martínez se mudaron de la ciudad de Los Ángeles a la ciudad de Bakersfield, California. Durante ese año ellos visitaron una pequeña obra y les pareció quedarse allí. Después de seis meses, los líderes se dividieron por asuntos personales y los hermanos que se quedaron en la obra; miraron en la Hermana Elena Martínez un liderazgo, por lo cual le pidieron que les enseñara e instruyera en los caminos del Señor. Eso lo hicieron por varias ocasiones hasta que un día les pedio que buscaran otra iglesia donde congregarse, pero insistieron en que debían orar y pedir a Dios la guianza para sus vidas. “Dios siempre tiene planes para nosotros. Lo que no vemos con vuestros ojos ni imaginamos, Dios lo tiene en su corazón. Así que, Dios tenía un plan para la familia Martínez” Ella pudo entender que estas familias estaban siendo usadas por Dios al pedirle que se quedara y entonces acepto, pero con la condición que solo sería por un tiempo mientras Dios enviaba a un pastor para la obra. Pero Dios no lo quiso así y es por eso que hasta el día de hoy seguimos sirviendo con gozo esperando ya no a otra persona sino la venida del señor. Esta iglesia nació el día 15 del mes de mayo del año dos mil tres. Gracias al alto Dios todo poderoso y a unos hermanos de la fe que creyeron en que esta humilde sierva Antonia Elena Martínez, había sido llamada de parte de Dios para trabajar al servicio del Señor. Empezaron a reunirse en una cochera en Bakersfield CA y cuando ya no cabíamos en el lugar, se movimos a una ciudad del lado que es Lamont CA. En Lamont, se reuníamos en el patio del hogar de una familia. Pero debido a problemas climatológicos decidieron buscar un lugar de renta. En el año dos mil cuatro, el señor les permite conocer al concilio de la Iglesia de Dios Pentecostal Movimiento Internacional al cual ellos decidieron ser parte por la gran voluntad de Dios. 16 años han pasado desde el principio y a pesar de los momentos difíciles, de las tormentas con relámpagos y truenos, de los días de lloro y tristeza, de los días de aflicción y rechazo, Dios el Dios de Abraham de Isaac y de Jacob con su mano poderosa y con su voz alentadora nos ha dado la victoria, bendiciones y podemos decir de que Dios ha cumplido sus promesas y reconocemos de que hemos llegado hasta aquí solo porque el nos ha permitido. Y reconocemos de que este templo no es de nosotros pero de El. Actualmente nos reunimos en este templo remodelado y renovado. en el 8009 Di Giorgio Rd Lamont, CA 93241 ¡La Gloria sea dada a Dios por los siglos Amen!